El primer día de colegio

El primer día de colegio

De cara al primer día de colegio, lo más importante es que los papás y las mamás mantengamos la calma. Al principio, todo es nuevo para nuestros pequeños, han de adaptarse a una situación desconocida, a un mundo extraño y diferente del entorno al que están acostumbrados.

Para hacer más fácil esta adaptación, podemos poner en práctica algunas medidas básicas que contribuirán al bienestar del niño en esos primeros momentos.

Pequeños retos del primer día de colegio

Visitar la escuela

Es bueno que conozca la escuela antes del primer día. Podríais llevarle con vosotros el día que visitéis el centro. De ese modo, podrá conocer las instalaciones y, si es posible, ver la que será su aula y conocer a su maestra.

Despedida sin angustia

Es muy importante que no os vea angustiados. Aunque no lo parezca, notará que algo ocurre y se pondrá nervioso. Al despediros, no alarguéis demasiado el momento. Si ve que con un llanto os puede retener, la conducta se repetirá a diario.

Tenéis que despediros con naturalidad, diciéndole que después le recogéis y simplemente demostrando que os marcháis tranquilos y confiados.

Comunicación con la profesora

Los días siguientes debéis mostrar la misma actitud tranquila del primer día. Es bueno que habléis con su profesora sobre cualquier tema que consideréis importante, especialmente al principio.

Explicadle a la seño todos aquellos cambios que observéis en vuestro hijo o hija, ya sean problemas de sueño, de alimentación o de conducta, así como vuestros miedos y dudas.

Rechazo inicial

Tenéis que contar con la posibilidad de que, al inicio, el pequeño muestre rechazo al cole, sobre todo, al salir de casa y llegar al centro. Estad tranquilos ya que, al entrar y dejar de veros, su actitud cambia radicalmente, participando y disfrutando de la compañía de su seño y de sus compañeros y compañeras.

Malestar simulado

En ocasiones, algunos niños se quejan de dolores de cabeza, de garganta o de estómago, justo antes de irse al colegio. La “enfermedad” mejora cuando se quedan en casa pero reaparece a la mañana siguiente, antes de volver a ir. No os agobiéis, son tácticas muy comunes y no tienen más importancia que la que vosotros queráis darle.

Hay que entender que adaptarse a otros lugares y a otras personas es algo que les enriquece y que todos tenemos que hacer, en repetidas ocasiones, durante nuestra vida. Siempre tiene que haber una primera vez.

La clave para una buena adaptación es ayudarle, entre todos, a acomodarse a la nueva situación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada Los campos requeridos están marcados por *
You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>