Archivo del tag: educación emocional

team-spirit-2781805_1920

Creciendo con las emociones: aprendemos de la Inteligencia Emocional

Las emociones forman parten indisoluble del ser humano, nos acompañan desde nuestro nacimiento y es a lo largo de las diferentes etapas de desarrollo evolutivo cuando adquirimos las habilidades para reconocerlas, gestionarlas, regularlas, potenciarlas e incluso para extinguirlas.

Como padres y madres queremos poder acompañar a nuestros hijos e hijas en esta tarea de regulación emocional, pero sabemos cómo, es la inteligencia emocional la mejor de las fórmulas para poder dotar de herramientas de bienestar emocional a nuestros hijos/as, qué debemos saber sobre la inteligencia emocional, se puede educar a través de ella, etc. Estas y otras dudas las intentaremos resolver a los largo de este nuevo post.

Para poder adquirir un conocimiento específico primero debemos saber qué es y para qué nos puede ayudar, así que comencemos definiendo la inteligencia emocional: es la capacidad para identificar las emociones tanto propias como ajenas, además de entrenar la habilidad para poder gestionarlas. La inteligencia emocional la podemos dividir en cinco componentes diferenciados: conocer las emociones y sentimientos propios, regularlos, reconocer las emociones en los demás, crear alta motivación, y tener la capacidad para manejar las relaciones sociales.

Los niños que desarrollan en edades tempranas inteligencia emocional son niños que presentan mayor capacidad de adaptación a los diferentes contextos de desarrollo (familia, escuela, amigos), son más seguros, se relacionan mejor con los adultos del entorno cercano y con sus iguales, saben gestionar mejor los conflictos evitando las temidas rabietas, exploran y son proactivos en acciones concretas, presentan mayor tolerancia a la frustración y cuentan con mayor expresión de necesidades. Sin duda todos los padres y madres querríamos hijos/as con estas competencias.

Cómo podemos desarrollar la inteligencia emocional en nuestros hijos/as:

  • Primero debemos comenzar con nuestro propio entrenamiento, somos su modelo de gestión emocional, si nosotros no tenemos desarrollada una óptima inteligencia emocional será difícil enseñarles la fórmula a ellos. Así que comenzaremos por la auto-observación, nos pararemos a identificar los tres componentes esenciales para la mejora de la autorregulación emocional: el cognitivo (qué pienso), el emocional (qué siento) y el conductual (qué hago).

Desarrollar una rica conciencia emocional exige por nuestra parte:

  • Comprender cuáles son las causas por las que nos emocionamos “Por qué me siento así”
  • Prever cuáles son las consecuencias de estar emocionados de ese modo “Qué va a ocurrir si sigo así”
  • Valorar la intensidad de las emociones con puntuaciones entre el 1 y el 10. Teniendo en cuanta la emoción, el pensamiento y las acciones.
  • Conocer y emplear vocabulario emocional, así como ganar regulación en el lenguaje no verbal.

Enseñar a nuestros hijos/as a mejorar las conductas emocionalmente inteligentes pasa por:

  • Escuchar al otro
  • Intentar comprender su punta de vista
  • Exponer la propia opinión, deseo, pretensión…
  • Dialogar
  • Mostar molestia o enfado a través del lenguaje de modo adecuado
  • Prever las consecuencias del enfrentamiento
  • En segundo lugar vamos a desarrollar la habilidad de gestión emocional en nuestros hijos/as, para ellos les entrenaremos en:
  • Enseñarles imágenes con rostros expresando cada una de las emociones básicas (universales), con el tiempo comenzaremos con las más complejas (secundarias). Sugerencia: realizarles fotos a ellos y al entorno familiar para jugar a reconocer emociones.
  • Identificar en los dibujos las emociones de sus personajes favoritos. Sugerencia: nombrar una emoción nosotros (con la explicación pertinente) e intentar buscarla en la peli, dibujos…, id dificultando la tarea en función de la edad y habilidad del pequeño/a, buscando las emociones sin que haya una en concreto que encontrar.
  • Expresar emociones de manera aleatoria, el niño/a tendrá que adivinar de cual se trata. Sugerencia: tened en cuenta que expresar una emoción es mucho más que una cara.
  • Desarrollar la habilidad de identificar las señales corporales de las emociones tanto positivas como negativas:
  • Cuando estas alegre: ¿cómo respiras?, ¿respiras mejor?
  • ¿Qué notas en tu cuerpo cuando tienes miedo?
  • Si una persona esta pálida, grita, se queda sin moverse o empieza a correr, es que tiene……….
  • ¿Qué notas en tu cuerpo cuando estas nervioso/a?
  • Si una persona esta triste: ¿tiene ganas de moverse, reír, cantar, jugar?
  • Llegados a este punto es esencial hacer que nuestros hijos/as desarrollen la habilidad de percibir las emociones de los demás:
  • Cuándo una persona/niño/amigo grita es porque siente…………

(enfado)

  • Cuándo una persona/niño/ amigo habla despacio y claramente es porque siente………………

(tranquilidad)

  • Cuándo una persona/niño/ amigo no tiene ganas de hablar es porque siente…………

(tristeza)

Si tú escuchas estas palabras en un compañero es porque se siente:

  • ¿Qué va a pasar ahora?, a lo mejor viene alguien y ……………

(preocupado)

  • Ojalá lo podamos conseguir…………..

(esperanzado)

  • Eso no lo vuelvas hacer………………..

(enfadado)

Sugerencia:

Ver una peli o programa de televisión que les guste y bajar el volumen para hacer un ejercicio de reflexión sobre el lenguaje no verbal de los personajes mediante el juego de las adivinanzas.

  • En quinto y último lugar, debemos entrenarles en expresar sus emociones de un modo adaptativo emocionalmente hablando, algunos de los mensajes que podemos trasmitirles son:
    • Es bueno que expreses cómo te sientes. Si estás enfadado es bueno que lo expreses con palabras. Los que te rodeamos conoceremos mejor que te ocurre y el por qué. Si te sucede con un amigo/a puedes decirle “Quiero que sepas que eso que has dicho me ha molestado porque…….”
    • Cuando expresamos las emociones positivas los demás también se ponen contentos por nosotros
    • Si estás triste, es bueno que puedas contárselo a alguien (a mamá, a papá, a un amigo, a tu hermano……)

Sin duda la inteligencia emocional es un factor de protección para el ser humano, entrenémonos y entrenemos a nuestros hijos/as en esta capacidad para facilitarles su inmersión en la vida.

Patricia Gutiérrez

Psicóloga y Guía Grupo de Crianza Willka-Los Nidos

www.centrotap.es