Archivo del tag: Período de adaptación

El primer día de colegio

El primer día de colegio

De cara al primer día de colegio, lo más importante es que los papás y las mamás mantengamos la calma. Al principio, todo es nuevo para nuestros pequeños, han de adaptarse a una situación desconocida, a un mundo extraño y diferente del entorno al que están acostumbrados.

Para hacer más fácil esta adaptación, podemos poner en práctica algunas medidas básicas que contribuirán al bienestar del niño en esos primeros momentos.

Pequeños retos del primer día de colegio

Visitar la escuela

Es bueno que conozca la escuela antes del primer día. Podríais llevarle con vosotros el día que visitéis el centro. De ese modo, podrá conocer las instalaciones y, si es posible, ver la que será su aula y conocer a su maestra.

Despedida sin angustia

Es muy importante que no os vea angustiados. Aunque no lo parezca, notará que algo ocurre y se pondrá nervioso. Al despediros, no alarguéis demasiado el momento. Si ve que con un llanto os puede retener, la conducta se repetirá a diario.

Tenéis que despediros con naturalidad, diciéndole que después le recogéis y simplemente demostrando que os marcháis tranquilos y confiados.

Comunicación con la profesora

Los días siguientes debéis mostrar la misma actitud tranquila del primer día. Es bueno que habléis con su profesora sobre cualquier tema que consideréis importante, especialmente al principio.

Explicadle a la seño todos aquellos cambios que observéis en vuestro hijo o hija, ya sean problemas de sueño, de alimentación o de conducta, así como vuestros miedos y dudas.

Rechazo inicial

Tenéis que contar con la posibilidad de que, al inicio, el pequeño muestre rechazo al cole, sobre todo, al salir de casa y llegar al centro. Estad tranquilos ya que, al entrar y dejar de veros, su actitud cambia radicalmente, participando y disfrutando de la compañía de su seño y de sus compañeros y compañeras.

Malestar simulado

En ocasiones, algunos niños se quejan de dolores de cabeza, de garganta o de estómago, justo antes de irse al colegio. La “enfermedad” mejora cuando se quedan en casa pero reaparece a la mañana siguiente, antes de volver a ir. No os agobiéis, son tácticas muy comunes y no tienen más importancia que la que vosotros queráis darle.

Hay que entender que adaptarse a otros lugares y a otras personas es algo que les enriquece y que todos tenemos que hacer, en repetidas ocasiones, durante nuestra vida. Siempre tiene que haber una primera vez.

La clave para una buena adaptación es ayudarle, entre todos, a acomodarse a la nueva situación.

El verano se acabó

El verano se acabó

El final del verano ha llegado y, con él, se han acabado nuestras vacaciones. De nuevo de vuelta a la rutina diaria, a los madrugones, a las compras estresantes, a la elección de horarios y a tantas otras obligaciones de la vida cotidiana.

La vuelta al cole, una puerta abierta a mil posibilidades

Aunque no podemos hacer nada para evitarlo, sí que está en nuestra mano interpretar el inicio del curso escolar como una puerta abierta que nos ofrece muchas posibilidades. Pensemos que es una oportunidad para el cambio, para aprender de los errores e intentar mejorar la experiencia del año anterior.

Y todo esto en familia, con una sonrisa en los labios y sin que falte jamás el cariño.

Juntos podemos hacer que la situación se normalice rápidamente, si aunamos esfuerzos y directrices. Comenzamos nuestra particular “operación retorno”.

Antes de que llegue el gran día

  • Ojead fotos que tengáis de fiestas, compañeros, profesoras y del entorno escolar unos días antes de que comience a asistir al centro. Esto le ayudará a familiarizarse con su próximo entorno y a no sentirse extraño el primer día.
  • Unos días antes, empezad a acostumbrarle a los nuevos horarios del centro: hora de levantarse, de comer, de dormir siesta y de merendar.

Destacar lo bueno que tiene la vuelta al cole

  • Leedle o inventaos cuentos sobre niños y niñas que van a la escuela, hacen amigos y se lo pasan fenomenal, hasta que sus papás o mamás salen del trabajo y les recogen.
  • Planteadle la suerte que tiene de ir al cole con expresiones del tipo ¡Qué suerte que vas a ver a tus amiguitos y vas a divertirte un montón!
  • El día anterior, preparad con vuestro pequeño la mochila y todo el material necesario para el gran día.

Aspectos que debemos cuidar del gran día

  • Haced todo lo posible para que sea un día especial y alegre: un buen desayuno en familia; jugar, cantar y reír mucho juntos de camino al cole.
  • Si es posible, acompañadle el primer día hasta el aula (papá, mamá o, mejor aún, los dos) y despedíos todos juntos.

Refuerzo positivo

  • Mostrad alegría. Si os ve llorar o nota tristeza o nerviosismo, volverá a desconfiar y a sentir que algo anda mal.
  • Ya sabéis que “lo bueno, si breve, dos veces bueno”, así que no alarguéis el momento de la separación. Hagamos que la despedida sea afectuosa, rápida y sin dramatismos.
  • Si sabéis, o intuís, que ha llorado, animadle y centraos en los aspectos positivos de la jornada: a qué ha jugado, cuántos amiguitos y amiguitas ha hecho, qué canción han cantado.

Qué hacer los días posteriores

  • Aprovechad los fines de semana para disfrutar haciendo cosas divertidas; organizad actividades de ocio especiales que faciliten que no se rompa la rutina veraniega de golpe.

El período de adaptación

  • Mantened, desde el principio, un contacto agradable y cercano con su profesora, para saber cómo va en el período de adaptación, si participa en las actividades, si se relaciona con sus compañeros y compañeras.
  • No debemos obsesionarnos con el tema, ya que es un proceso natural por el que pasamos todos. Debemos ser muy flexibles ya que cada niño tiene sus propios ritmos y tiempos.

Crear rutinas es bueno

  • Conviene que la asistencia, durante los primeros días, sea lo más rutinaria posible: mismos horarios, mismos preparativos. Se trata de transmitirle seguridad hasta superar de nuevo el tiempo de adaptación.
  • Aseguraos de que duerma bien: un niño con sueño tiene más problemas de comportamiento y mayores dificultades de adaptación.

El factor tiempo

  • Levantadle con tiempo suficiente. Ir con el tiempo justo por la mañana suele desembocar en no desayunar o hacerlo mal, en nervios, en llegar medio dormidos al cole.
  • Dedicadle todo el tiempo que podáis después del cole y preparad juntos cada tarde la vuelta al día siguiente: repasad lo que ha hecho con su seño durante el día, preparad la mochila.
  • Mostrad interés por sus avances. Podemos preguntarle, y ayudar a responder, cómo le fue el día. Lo ideal es hacerlo en momentos tranquilos -a la hora del baño, por ejemplo- y sin forzar la situación.

¿Preparados para empezar el cole con buen pie? ¡Pues allá vamos!
¡Mucho ánimo!

periodo adaptación guardería

¿Qué es el período de adaptación?

Cuando hablamos de período de adaptación nos referimos al tiempo de “transición” que requiere un niño o una niña que afronta nuevos espacios, tiempos, personas de referencia o rutinas, aceptando la salida temporal de su zona de confort.

La capacidad de adaptarse a nuevas situaciones es mayor en los niños que en los adultos. La razón es sencilla: los pequeños interpretan de una forma más flexible los hechos que acontecen en su entorno, y los aceptan e integran, adaptando sus propias reacciones y tácticas a las nuevas circunstancias.

En el caso de la adaptación a la escuela, los centros deben tener en cuenta una serie de factores que faciliten este proceso. Entre otros, la flexibilidad en tiempo y horarios; la tranquilidad en la acogida y despedida del peque; la atención personalizada por parte de la profesora; respetar la forma de ser del niño o niña.

¿Cuándo debemos hacer el período de adaptación?

Aunque se suele pensar que, cuando los peques son muy bebés, notan o muestran menos el sentimiento de separación que a partir de los 6 o 7 meses, nuestra experiencia nos dice que los niños y niñas empiezan, cada vez antes, a ser más conscientes del mundo que los rodea.

Para hacer que este paso tan importante para toda la familia sea lo más llevadero posible, ofrecemos una serie de recomendaciones, por si pueden serviros de ayuda durante este delicado período de adaptación.

Comprender, escoger, planificar

  • Comprender que la adaptación no es sólo para el niño o la niña, sino que es la familia la encargada de crear los primeros contactos con la escuela.
  • Cada grupo familiar ha de tener la capacidad de escoger si considera que ha de llevar a cabo, o no, este período de adaptación, sin ser juzgada sea cual sea su decisión al respecto.
  • Planificar con anterioridad las fechas y reservar unos días para poder acompañar a nuestro pequeño durante el proceso.

Y una vez en la escuela

  • Siempre que se pueda, antes del inicio, visitad la escuela junto con vuestro hijo o hija. De esta manera, tendrá una primera toma de contacto con la que será su seño, el aula y los compañeros. Así, podrá percibir un ambiente relajado que le transmita seguridad.
  • Al menos una semana antes del comienzo, debemos adaptar nuestra rutina y la del peque a los horarios que tendrá en la escuela. De esta manera, facilitaremos que le cueste menos hacerse a las nuevas rutinas, sean las comidas o la siesta, por ejemplo.
  • Dejar que traiga algún objeto de apego (muñeco, mantita,…) que le sirva de referencia y le dé seguridad.
  • Hacer despedidas rápidas, sin engaños, en las que no transmitamos angustia. Es muy positivo recordar siempre al niño que vamos a regresar a por él. Podemos asociar el momento de la recogida a la salida de la escuela con una rutina temporal que conozca, del tipo “después de la siesta, viene papá a buscarte”.

Comunicación

  • Establecer desde el principio una buena comunicación con su tutora. Es la persona que nos puede contar cómo le ha visto, si es preciso modificar algún día y a la que podemos consultar dudas. También podremos comentar con ella cualquier otro tema que consideremos importante.
  • Al ir a recogerle, es bueno interesarse por lo que ha hecho durante el día.

Nuestra escuela, Willka-Los Nidos, es un espacio donde se acompaña a los niños, a las niñas y a sus familias, respetando sus ritmos y procesos vitales, contemplando el mundo de sus afectos y emociones.

Os dejamos nuestros datos por si os apetece poneros en contacto con nosotras y venir a visitarnos. Estaremos encantadas de recibiros:

Escuela Infantil Los Nidos
Avenida Manoteras 8,
28050 Madrid
Tel: 91 768 1773